Se tapa la boca con una risa fingida, porque es un gesto que aprendió al mirarme. Los ojos se le entrecierran y se encoge sobre sí mismo, hasta se dobla, y con su mirada traviesa y perspicaz mira a la cámara para que yo capte bien el momento.

Después, con esa voz mandona propia de los dosañeros, me exige mostrarle el resultado de su actuación, y como es bien narcisista, se ríe solito cuando se mira en la pantalla, y señala al muchachito de risa fingida y dice “yo”, con los ojos como lunas crecientes y los mofletes inflados, mostrando todos los dientes que tiene.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s